Blogia
Grupo Gastronómico Granadino ALBOGHUE

Encuentros

3er Encuentro del Grupo Sept'09: Camino de Granada

3er Encuentro del Grupo Sept'09: Camino de Granada

 

Tras una demora mas larga de lo habitual, debido a distintas razones que han retrasado esta tercera entrega de encuentros del buen yantar entre amigos, el grupo Alboghue volvió a reunirse tras las ausencias estivales de sus miembros y con una nueva cara amiga, Manuel; esta vez el sitio elegido por recomendación de nuestro querido miembro y mejor comensal, Diego, fue el Hotel Camino de Granada o mejor dicho su restaurante de cocina de la abuela, Diego ya nos había celebrado su famoso arroz con bogavante en el encuentro anterior y fue él quién preparó toda la "logística" para poder disfrutar de la reunión que tuvo lugar en este conocido lugar de Granada. El menú, sobreaviso, apuntaba maneras, unos entrantes compuestos por pimientos del padrón fritos, un paté de morcilla, jamón ibérico y queso curado, de seguido ya el arroz con bogavante antes mencionado y a terminar cada uno como gustase. El día era perfecto, la temperatura a las sombras de los madroños de la entrada del restaurante invitaba a disfrutar de una buena comida y una mejor compañía, nada mas entrar llaman la atención del restaurante una decoración con piezas casi de museo, de diversa índole siendo la mayoría piezas de labranza antiguas, pueden parecer un poco recargadas las paredes pero a mí personalmente no me desagradó, todo lo contrario, me gustó mucho que el numero de mesas estaba mas que bien equilibrado para el espacio del que dispone, no sabemos si siempre tendrá esa proporción o varía dependiendo de la demanda, pero este día estaba de 10, la separación es mas que suficiente para mantener una conversación con cierto grado de intimidad incluso en una mesa de 6 comensales en la que había distancia entre algunos de nosotros, el servicio fue atento y muy rápido, enseguida nos sirvieron la bebida de aperitivo que habíamos solicitado, cervezas la mayoría; A los pocos minutos llegaron los entrantes y pudimos comprobar la diferencia entre lo que nuestra imaginación nos hacia prever al leer los nombres en el menú y la realidad del plato encima del mantel. El queso curado, para quien guste de este lácteo fermentado, exquisito, muy bueno, sabores puros del queso curado de antes envuelto en un aroma agradable del todo, el jamón ibérico, he de decir que no soy ( o no era) un fan de este tipo de jamón porque sí, pero el de ayer me hizo rectificar de todas todas, el paté de morcilla como algo novedoso a mí me gustó bastante era una mezcla entre un paté casero y una morcilla fresca revuelta con piñones, pasas, quizá un poco de huevo y cebolla, estaba bastante bueno aunque si eres de los que se le repite este tipo de plato quizás no lo disfrutes igual, los pimientos del padrón fue lo que flaqueó algo más y la opinión fue unánime entre todos, de hecho fue lo único que no se consumió del todo, estaban bien fritos pero les faltaba el punto de sal idóneo y quizás (para mi gusto) les sobraba algo de aceite que podía haberse secado de origen antes de salir de cocina, son gustos. Tras unas charlas amenas y algún chiste malo llegó el plato principal, el rey de la casa, el arroz con bogavante, antes de empezar a servir, pedimos la carta de vinos, que ya intuíamos que nos iba a dar un disgusto porque habíamos visto un boceto virtual vía Internet de la misma, se confirmaron los temores preliminares y para acompañar a este gran plato no pudimos optar por un espumoso rosado como quizás hubiera sido lo ideal, nos conformamos con un blanco de la tierra de granada que fue elección a la limón por descartes y por parecernos ya hora de probar un vino de la tierra de la que es el grupo ( yo ya lo había probado y sabia un poco a lo que iba, algún comensal también) mas adelante comentaremos el vino, Mencal de pago de Almaraes, el arroz fue servido en 2 calderetas de hierro a supuestas 3 raciones por caldereta, en realidad las raciones eran mas que generosas y todos cupimos al menos a 2 platos por cabeza, que decir del arroz, en su punto de cocción, una explosión de mar en la boca a cada cucharada que gustosamente saboreaba, si se enfría pierde propiedades y pasa por un arroz mas común pero recién traído es una maravilla culinaria digna de degustar, con un punto picante y algunas gambas de acompañamiento se cerraba una sinfonía perfectamente orquestada de sabores y sensaciones, texturas, olores, etc; El bogavante troceado se hacía difícil de comer en la medida en que es un plato difícil de comer si no se usan las manos o unas “herramientas” adecuadas, sobre todo la carne de las pinzas, patas...,  mas que la del tronco. Aporta mas sabor que volumen al estomago.

El Mencal, vino blanco de la tierra de granada, de la cosecha de 2008, joven por tanto, es un vino de fácil bebida, muy fresco y afrutado, con toques finales en boca ácidos y hasta un punto de amargor agradable, de un color pajizo, amarillo brillante , límpido, y olor a fruta fresca, hierba y cítricos, es una mezcla de 3 grandes, Chardonnay , Sauvignon Blanc y Moscatel y aún quedándome con el monovarietal de moscatel de Calvente estaba bastante bueno, cosa aparte es de si acertamos con el maridaje y las consecuencias que tuvo el vino al parecer en algún comensal y es que el Mencal se toma quizá demasiado fácil y puede resultar algo alcohólico a posteriori (esto yo ya lo había comprobado con este mismo vino en otra ocasión, pasa desapercibido a una temperatura de servicio baja pero si se deja en copa mas rato o no se enfría en hielera la botella se acentúa dicha característica) a mi parecer no era el vino adecuado para acompañar al plato que resultó tener mas carácter del esperado sobre todo al principio y el vino pasaba demasiado desapercibido no llegando mas que a “refresco” ante el empaque del bogavante, quizá un tinto joven o de maceración carbónica , un blanco “criado” o fermentado en barrica o algún compañero rosado hubiera sido mejor elección pero ante la limitada carta para elegir, uno no puede mas que agradecer el “Carpe diem “ del blanco que pedimos y punto.

El postre vino a  completar un espacio del que ya muchos de nosotros no disponíamos pero que daba el toque redondo a la comida que parecía no hacer falta, en realidad la tarta de queso que yo probé estaba a la altura del mejor de los bogavantes, vaya por delante la debilidad por el dulce del que suscribe, no obstante no se puede desmerecer una elaboración casera de un dulce así, el resto de comensales que pidieron otras alternativas, todas caseras, natillas o flán quedaron satisfechos a juzgar por la cara de bienestar que muestran en la foto, no estais de acuerdo..?

El precio me pareció bastante correcto dado que fueron dos botellas de vino ( a un precio normal para su calidad ) y los postres siempre suben la cuenta, las raciones generosas y los entremeses muy bien elegidos en forma , tiempo y cantidad, en torno a unos 44€ / gourmet.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2º Encuentro del grupo Marzo 09 : Altamura

2º Encuentro del grupo Marzo 09 : Altamura

 

El pasado día 20 de marzo tuvo lugar el 2º encuentro oficial del grupo gastronómico granadino. Por decisión popular el sitio escogido fue el restaurante-pizzería Altamura, a los que no lo conozcáis, deciros que no se trata de una simple pizzería a las que estamos acostumbrados, se trata mas bien de un restaurante en el que también hacen pizzas pero como algo adicional ya que es mas bien una casa italiana con solera en Granada donde se pueden degustar platos típicos de aquel país, gastronomía local y la mayoría de los platos de elaboración propia 100%, aunque nos habían recomendando mucho la pasta (casera también), finalmente nos decantamos por la carne muy celebrados son sus steak tartar y solomillo voronoff una receta que puede a muchos recordaros a la salsa strogonoff y aunque le da un aire guarda en secreto ciertas distancias de exquisitos sabores. 3 de los comensales nos decidimos por este último y los otros 2 prefirieron retar a tenedor y cuchillo a un chuleton que hubiera asustado al mismísimo hombre lobo, de entremeses nos pusieron unos espárragos...yo diría que como confitados con muy poca sal y que estando buenos, para mi no eran de los mejores que he probado, dudo si serían de temporada puesto que llevamos muy pocos días de cosecha en la zona de esta verdura y probablemente aun escasee un poco en los mercados. Pero claro para alguien del mismísimo corazón y fuente de los mejores espárragos verdes del mundo como el que suscribe difícilmente se me puede contentar con un sucedáneo sudamericano, en cualquier caso no estaban mal, las cosas como son.

Los platos de carne pasaron el gaznate con unos tragos de un vino que a mi personalmente me decepcionó un poco para su precio, tienen una carta de vinos extensa como en pocos sitios he visto, pero arrancamos en unos nada despreciables 17,50€ el vino de la casa y a mi eso me parece algo pretencioso, nos decidimos por un Enate (tinto de somontano) que no superaba los 20€ y que cumplió decentemente con su cometido de acompañar, si bien es cierto que ante esa salsa secreta del solomillo todo queda un poco enmascarado (la recomendamos encarecidamente) el vino no llegó a situarse donde debía, sin hacer una cata diremos que el color era bueno, picota abierto, olor muy armónico con madera integrada y restos acogedores de la maloláctica, en boca bajaba su nota con una acidez excesiva al final y un retrogusto bajito y algo ácido también. Yo no volvería a elegirlo por ese precio. Era mi primer tinto de somontano y aun me quedo con los blancos de esa tierra.

 La mejor carne que he probado sin lugar a dudas y me la he venido a encontrar en un italiano , tiene gracia, yo personalmente la pedí poco hecha y se deshacía en la boca, materia prima de altísima calidad cocinada perfectamente con una salsa para pecar sin parar con cualquier variedad de pan. Probé de incógnito el chuleton de un compañero y con el mismo resultado, perfectamente cocinada y muy buena también, ante tal espectáculo cárnico me asaltaron deseos de pedir de postre un “steak tartar” pero eso será para cuando repita, seguro que lo haré.

El Postre exquisito también, yo me pedí una zuppa inglese algo sui géneris (muy sólida y en plato) pero riquísima, la carta de postres era realmente apetitosa, crepes de helado y chocolate caliente, sorbetes de ron y pasas, fueron otras elecciones golosas, en cuanto al precio, se sube algo por el vino y los postres como siempre, como mínimo no es barato sale por encima de los 30€ por persona.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1er Encuentro del grupo Dic'08: La Tranquera

1er Encuentro del grupo Dic'08: La Tranquera

 

Una vez echado a andar el blog, rememoramos el primer encuentro gastronómico del grupo que tuvo lugar cierto día del que no me importaría acordarme, allá por Diciembre de 08, ante la indecisión de por donde empezar y visto que por cercanía y gustos de los comensales la carne era un buen y bienvenido amigo, nos decidimos por acudir a una casa con raíces granadinas ya, pero de acento puramente argentino, lo cierto es que se trata de un restaurante acogedor situado en las aledañas calles del parque del Triunfo. Mientras degustábamos una cervecita de inauguración del grupo con la carta delante, nos dábamos cuenta de 2 cosas, al menos yo, la primera que no teníamos ni idea de comida argentina (casi todo era chino) y que si queríamos carne era el sitio adecuado, finalmente nos dejamos aconsejar por el camarero y ,supuse, dueño al mismo tiempo, un menú degustación para 4 (ese día aun no éramos los 5) que haría las delicias del mas pintao, de primero Empanadas Criollas, Matambre Casero y Ensalada de Choclo, a mí personalmente el matambre me encantó, es una especie de embutido casero como un relleno con ingredientes de calidad envuelto en carne, delicioso, también triunfaron las empanadas (estas últimas a mi me pasaron mas desapercibidas). De 2º dos parrilladas mixtas que traían sus chorizos criollos (muy parecidos a la salchicha catalana), asado en tira  (parte del costillar) , delicioso y tierno, un churrasco que por grande que sea siempre sabe a poco y una exquisita provoleta (no es mas que provolone a la parrilla, no probéis a hacerlo en otro sitio que no sea parrilla, perdería la gracia), acompañándonos tomamos como no podía ser de otra forma un tinto crianza con cuerpo que mejoraba en la copa, mostrando aromas riquísimos y facilidad a la hora de beber, se agradece que este Luis Cañas 2005 tuviese este carácter a tenor de la cantidad de carne que nos aguardaba en los platos, con un precio de 15€, podríamos decir que se ajustaba a su realidad calidad-precio.

De postre y para rematar la faena Argentina no podía faltar el dulce de leche (flan de dulce de leche) y el dulce de batata con queso (lástima para quien no guste del lácteo elemento) y guarnición de nata y chocolate negro, vamos todo lo contrario a lo que cualquier dietista recomendaría para una cura de adelgazamiento, pero que sin duda supo conquistar nuestros estómagos y paladares.

El sitio me resultó pelin mejorable en el aspecto de que la mesa era escueta para 4 personas y sus correspondientes platos, no vimos zona para no fumadores o al menos no nos preguntaron, pero el ambiente era acogedor en cualquier caso.

La relación de precio y calidad  iba en consonancia con el vino, ajustada, unos 30€/pers. .

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres